menu Menú
Las patas cortas de una mentira
Tortugas y verdades
Anterior El libro de Turdera Siguiente

Hubo una mentira de patas cortas que le ganó a una verdad. La mentira no estaba apurada por llegar a la meta, se lo tomó con calma; fue una cauta y constante mentira versus una apasionada y torpe verdad. Al final la mentira llegó a la meta y fue mentira que una tortuga con sus patas cortas no pudiese ganarle a una liebre. Y fue verdad que la liebre se quedó con las ganas de que su victoria fuese de verdad.

(c) Guillermo Galli

Cuentos


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up