menu Menú
Basta
De alguna forma la tenemos que acabar.
Reconociendo almas gemelas Anterior Premonición Siguiente

Un personaje de novela se da cuenta de su condición. Ahora sabe que todo lo piense y haga partirá de la mente de un escritor. A la vez intuye que la propia existencia del escritor podría ser un relato de ficción de un segundo escritor. Se decide a ser ese segundo y se pone a escribir sobre quien escribe sobre él. El primer escritor toma conciencia de la rebeldía de su personaje, que le dicta su propia vida y a la vez su novela. Entonces decide escribir una novela sobre quien escribe de su vida, que es a la vez su propio personaje, convirtiéndose así en un tercer escritor y tomando nuevamente el control.

De ahí en más la novela se proyecta hacia el infinito. Ya perdí la cuenta de cuántos escritores somos y de cuantos personajes hemos sido; lo importante es que nos pongamos de acuerdo para dejar de escribir los unos de los otros – reflexionó el escritor.

Basta.

– Escribió el escritor –

Dije basta.

(c) Guillermo Galli

Cuentos


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up